Entrada destacada

El cigarro, un asesino silencioso que afecta a todos

Dieciséis mil peruanos al año mueren a causa de enfermedades relacionadas al cigarrillo. Una cifra que refleja un problema de salud públi...

jueves, 9 de septiembre de 2010

Madres que no amamantan a sus bebes pueden iniciar su lactancia en cualquier momento

Las madres que por falta de información o cualquier otra razón no amamanten a sus hijos, pueden iniciar su lactancia en cualquier momento, ya que todo depende de su voluntad y su esfuerzo, aseguró hoy la especialista del Ministerio de Salud, María Elena Flores, en el marco de las celebraciones por la Semana de la Lactancia Materna en el Perú 2010.

La experta, quien es miembro del equipo técnico de la Dirección General de Promoción de la Salud del Minsa, aseguró que el proceso de relactancia se facilita en la medida en que se promueve la producción de leche. “Es decir, a mayor estímulo y succión del bebé, más leche materna se producirá”.señaló.

Si bien el proceso para que un bebé vuelva a tomar leche materna no tiene un plazo fijo y varía de una mamá a otra, la experta dijo que para lograr éxito en este se necesita el apoyo de los especialistas y los integrantes de la familia, que brinden los consejos y la información necesaria.

Por ello, indicó que cualquier madre interesada en relactar a su hijo puede contactarse con la línea gratuita del Minsa, más conocida como Infosalud (0800-10828), o acercarse a cualquier centro de salud donde los especialistas en nutrición y pediatría podrán prestar la asesoría y consejería en el tema.

No obstante, se debe tener en cuenta los siguientes factores: la edad del bebé pues es mejor iniciar a edad temprana; el tiempo en el que se ha suspendido la lactancia y la cantidad de leche artificial que toma el menor.

El Minsa promueve los beneficios de la lactancia materna exclusiva, entre los cero y seis meses de edad; y la lactancia complementaria, desde los seis meses hasta los 24 meses.

Al comentar sobre los diferentes beneficios de la leche materna, indicó que tanto la madre como el niño suelen beneficiarse. Entre algunas de las ventajas, un bebé que lacta y es introducido adecuadamente con alimentos complementarios a partir del los seis meses, como mínimo debe aumentar 24 centímetros y triplicar su peso en el primer año de vida, mientras que la madre reduce los síntomas de la depresión postparto, tiene una mejor recuperación tras el alumbramiento y reduce las posibilidades de presentar cáncer de mama. Fuente: ANDINA

Archivo de Noticias